DE LA CONTRARREFORMA (I/V)

PESOS Y CONTRAPESOS

ARTURO DAMM ARNAL

Se supone que, con la contrarreforma eléctrica, la electricidad se ofrecerá a un precio justo, cualquier cosa que esto signifique.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hablar de precios justos es un error, porque lo único que puede ser calificado de justo o injusto es la conducta humana, y los precios no son conducta humana, son razones de cambio, tanto de X por tanto de Y.

Es un error definir a los precios como “lo que cuestan las cosas”, o como “lo que valen las cosas”, porque una cosa es el costo, que puede ser de producción, de oportunidad o de transacción, y otra el precio, de la misma manera que una cosa es el valor de las mercancías, que depende de la utilidad que tengan para cada consumidor (por lo cual ese valor es subjetivo y no hay que confundirlo con la cualidad del bien o servicio para satisfacer necesidades), y otra el precio, cuya definición correcta es “razón de cambio”, tanto de X por tanto de Y, por ejemplo, 199 pesos a cambio de la última novela de David Foenkinos, Dos hermanas, también autor de La biblioteca de los libros rechazados y de Hacia la belleza, novelas que vale el gusto, no la pena, leer.

Los precios son resultado de la conducta humana, del acuerdo entre el oferente y el demandante, pero no son conducta humana, de la misma manera que la computadora con la que escribo estos Pesos y Contrapesos es resultado de la conducta humana, alguien la produjo, y que hace posible ciertas conductas humanas, como escribir esta columna, pero no es conducta humana, de la misma manera que no lo son los precios, que son razones de cambio.

GUILLERMO BARBA

Si un bien o servicio se ha de ofrecer al precio justo, cualquier cosa que esto signifique, debemos preguntarnos justo ¿para quién? Existen dos posibilidades: (i) justo para el comprador, y entonces el precio debe de ser el menor posible, que es el que coincide con el costo de producción; (ii) justo para el vendedor, y entonces el precio debe ser el mayor posible, que es el que coincide con la apreciación del comprador, que es el máximo precio que el comprador está dispuesto a pagar por lo que se le ofrece.

Si el precio justo ha de ser uno que beneficie, o al comprador, o al vendedor, entonces no debe ser el resultado del acuerdo entre el oferente y el demandante, sino de su fijación de parte de un tercero, que será el gobierno, por lo que el precio justo será el resultado de la manipulación gubernamental de precios que, más allá de ciertos límites, desequilibra el mercado, generando escasez o sobreoferta.

Queda claro que, en el caso del precio justo, que deberá ser uno de los resultados de la contrarreforma eléctrica, el mismo deberá beneficiar a los consumidores, para lo cual deberá ser el menor posible, el que coincida con el costo de producción. ¿Será?

Continuará.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal

9 de octubre de 2021

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."