DESCONFIANZA EMPRESARIAL

PESOS Y CONTRAPESOS

ARTURO DAMM ARNAL

Una de las preguntas recurrentes con relación a la economía mexicana es ¿por qué no crece más? Entre 1935 y 1981 el crecimiento promedio anual fue 6.2 por ciento. En 1982 perdimos el crecimiento elevado, y entre aquel año y el 2020 la economía mexicana creció, en promedio anual, 2.0 por ciento. ¿Por qué no crece más?

Para responder correctamente hay que tener claro que el crecimiento se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, que depende de las inversiones directas, que dependen de la confianza de los empresarios. A mayor confianza más inversiones y a más inversiones mayor crecimiento.

En el anterior Pesos y Contrapesos analicé cuál fue, en noviembre, el nivel de confianza empresarial para invertir directamente en el país, y resulta que en escala de cero a cien (cero es total desconfianza; cien es confianza total; entre cero y cincuenta es desconfianza; entre cincuenta y cien es confianza), el Indicador de Confianza Empresarial, del INEGI, se ubicó en 33.2 unidades. Mucha desconfianza.

 

GUILLERMO BARBA

Si del nivel de confianza para invertir directamente pasamos al nivel de confianza general, (calculado a partir de las respuestas a estas preguntas: comparado con el de hace doce meses, cómo considera el desempeño presente, de la economía en general, y de su empresa en particular; comparado con el de hoy, cómo considera que será el desempeño, de su empresa en particular, y de la economía en general, dentro de doce meses; cómo considera el momento actual para invertir directamente México), tenemos que en noviembre el ICE fue de 53.0 unidades. Poca confianza.

Lo que llama la atención es que, desde que tenemos información a respecto (enero de 2017), la mayor confianza empresarial se logró en noviembre pasado, con 54.2 unidades, y la menor en mayo del año pasado, con 34.7 puntos. Entre enero de 2017 y noviembre de 2021, en 26 meses, el 44.1 por ciento, hubo confianza (por arriba de los cincuenta puntos), y en 33, el 55.9 por ciento, desconfianza (por debajo de los cincuenta). El nivel de confianza promedio de esos 26 meses fue 51.7 unidades. El de desconfianza de esos 33 fue 45.2 puntos.

Desde que se calcula la confianza empresarial han sido más los meses con desconfianza (55.9 por ciento), que con confianza (44.1 por ciento), y la desconfianza (45.2 unidades en promedio), ha sido mayor que la confianza (51.7 puntos en promedio). Esto ayuda a explicar por qué la economía mexicana no crece más. Buena parte de la respuesta está en la desconfianza empresarial, algo que viene de lejos, por lo menos desde 1983, y tiene que ver con el capítulo económico de la Constitución que se modificó, para mal, ese año. (Véase: https://www.razon.com.mx/opinion/columnas/arturo-damm-arnal/libertad-propiedad-402351).

 

E-mail: arturodamm@prodogy.net.mx

Twiter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."